dilluns, de març 02, 2009

¿Solo hombres en paro?
La imagen de la izquierda es la portada del suplemento dominical de El País, cuyo tema central se dedica al desempleo. El título ("En paro") dice claramente lo que analiza y la foto el prejuicio con que lo hace. En ella aparecen cuatro hombres cuando la realidad es que los últimos datos de la Encuesta de Población Activa indican que en España hay 1,688 millones de hombres desempleados (con una tasa de paro del 12,96%) y 1,519 millones de mujeres (con una tasa del paro del 15,14% mayor, por tanto, que la masculina). Es decir, aunque prácticamente la mitad de los parados son mujeres, en la foto se transmite explícitamente la idea de que solo son hombres los que están "en paro". La explicación de esa distorsión me parece que es evidente: el paro que preocupa es el de los hombres porque todavía predomina la idea de que su empleo es el importante mientras que el de las mujeres se concibe como algo secundario y accesorio al masculino. Si los hombres están en paro es un problema del que se preocupan los medios. Si son las mujeres las paradas no pasa nada: se van a su casa, que es su sitio, a lavarle los calcetines y plancharle las camisas al marido y así ahorran en servicio doméstico. A través de imágenes como esta de El País, es como los medios de comunicación coadyuvan a fomentar estos prejuicios y la desigualdad y la discriminación entre hombres y mujeres. Y a pesar de eso, como subrayo siempre, todavía hay gente que piensa que las mujeres ya tienen las mismas oportunidades laborales que los hombres y que las políticas de acción positiva a su favor ya no son necesarias.

1 comentari:

SaRaI* ha dit...

Feliç dia de la dona treballadora!!!!

Treballadora? No, les dones no treballen! Són els homes els que treballen, i les dones s'ho miren (és un to irònic, per si hi havia algun dubte!)
Veiem que els mitjans de comunicació comptabilitzen els aturadts, però les aturades es queden al calaix.
Per què serà?
Tal com acaba l'article, hi ha gent que es pensa que les dones tenen les mateixes oportunitats que els homes de treballar i de quedar-se a l'atur, però algú s'oblida pel camí de la dona treballadora.